Diligencia para Dios

Todos los días, en un momento de oración, pido a Dios que yo sepa hacer de cada momento del día una oportunidad de servir a Dios al mismo tiempo que estudio, ayudo a la familia, convivo con los demás o arreglo a mis cosas. Esto, en princípio, sueña muy sencillo pero en realidad las cosas no son así.
Nosostros tenemos una tendencia natural para rechazar lo que demanda más esfuerzos y buscar el camino más fácil y cómodo. El trabajador suele alejarse de las tareas más difíciles o hacerlas con algún enfado, pues prefiere las más simples. El estudiante tiene dificultad de dedicar a las disciplinas más complejas y aburridas el mismo empeño y interés que deuestra por las cúales son sua preferidas. En la vida amorosa es habitual las parejas esperaren por la voluntad para hacer lo que debería ser habitual entre ellas: la complicidad, la ayuda mútua, soportar as diferencias entre los dos por amor, etc. Eso se repite e todos los ámbitos de la vida.
Pero la actitud impulsiva y natural casi siempre no es lo mejor que podemos hacer. Esperar por la voluntad para hacer lo que nos gusta o lo que es nuestro deber hace daños de todo orden e nuestras vidas:el amor de los novios o esposos esfría, la vida profesional no avanza o mismo retrocede, los estudios secanse y no producen como deberíam; y la vida de uno pierde dirección, fuerza, firmeza, cambiándose en una existencia vacía, débil, sin brillo ni orden. Las puertas para todos los tipos de deformaciones se hallan abiertas de par em par.
¿Qué hacer en este caso? ¿Es posible el cambio?
Sí, lo es. A quién tenga el deseo de una vida mejor, más noble, productiva y fecunda que la de los demás tiene que ejercitar la virtud de la diligencia. Hay que tener em mente que la propria voluntad nos traiciona con sus justificativas ilusorias y que un hombre maduro y señor de sí mismo tiene que controlar sus impulsos para hacer lo correcto no importa lo que ellos nos digan lo que hacer. Control cerebral y mental, una clara idea de lo que realmente se quiere o debe hacer, aliado ao reconocimiento de sus proprias debilidades puedem ser utilizados de manera muy eficaz en este intento. Al identificar la propria reacción incorrecta, debese hacer lo correcto sin mayores reflexiones que las que den soporte a la actitud correcta. Por esta senda mejoramos nuestra vida y poderemos servir de modo más eficaz a Dios todos los días.

Fábio V. Barreto

Anúncios

Sobre Fábio V. Barreto

Católico, aprendiz de escritor, ávido por conhecimento, e outras coisas mais.
Esse post foi publicado em Psicologia, Religião e marcado , . Guardar link permanente.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s